14 abr. 2010

Dumb - Nirvana



En muchas ocasiones nos preguntamos si debemos fingir ser quienes no somos para poder integrarnos, caer mejor, incluso para conseguir un trabajo.

Pero imagina que son muchas las ocasiones en las que debes, no ya fingir, sino comportarte de un modo adecuado a la situación de cada momento. Después ves que ese no eras realmente tú, pero repites ese mismo comportamiento, una vez, otra vez, otra... Puede que ya tengas dudas acerca de quien eres realmente. Si eres esa persona que creías aparentar, o si eres quien fuiste antes de empezar con ello.

¿No te parece extraño que prácticamente todo el mundo esté sonriendo cuando sale por la noche? Pero durante el día, junto con las mismas personas con quienes les ves por la noche, no sonríen. Los temas que se hablan son distintos, el lenguaje de sus cuerpos es diferente, su percepción de las cosas varía (obviemos la ingesta de alcohol). ¿Quien es el verdadero yo?

No son pocas las personas que se conocen una noche, se atraen, les gusta la persona a la que están empezando a conocer, pero... Quedan otro fin de semana. De noche de nuevo. Y ven que encajan en muchas cosas, se lo pasan bien, etc. Hasta que un día deciden verse entre semana, de día. Y no saben qué decirse, no saben como actuar, les aburre lo que el otro les dice, no tienen interés alguno en ello. Se acabó esa posible relación.

Les gustaba el personaje nocturno, pero no así el diurno. En este caso, ¿cual es el verdadero yo de cada uno de ellos? ¿La persona que se conoce por la noche, o aquella a la que se conoce durante el día?

0 comentarios: