17 sept. 2009

Can't let you go - Rainbow (1ª parte)



No quiero vivir una mentira,
Pero no quiero decir adiós.

Y no puedo dejarte ir,
Aunque ya se haya acabado.
.....
Una mirada a mis ojos y te darás cuenta,
De que tienes mi corazón en tus manos.

Clásico comportamiento de una persona tras una ruptura. Resulta interesante ver estas actitudes. Desde fuera, por supuesto. Ves como piensan que son la mejor persona que su ex pareja encontrará nunca, se convencen de que se dará cuenta y volverá. Pero la ex pareja encuentra a una nueva persona y quien ha sido dejado sigue pensando que es algo momentáneo, que se está equivocando y ya se dará cuenta de "lo que ha perdido".

Desgraciadamente, esta suele ser la actitud, el comportamiento que luego nos trae cada dos por tres las tristes noticias de mujeres asesinadas por sus ex parejas. A las cuales hay que sumar todas aquellas que sufren acosos telefónicos, personales, verbales y/o físicos de las cuales ni hay cifras, ni hay conocimiento. El patéticamente típico "la maté porque era mía". Gente muy pobre de espíritu y mente.

Sin irnos a casos tan extremos, encontramos a la gente que, como leíste antes, se empeñan en seguir enamorados de quien les ha dejado, porque "volverá a mi, estamos hechos el uno para el otro, soy la mejor persona que ha conocido, nadie sabrá como es mejor que yo..." en fin, diversos clichés que quedan soterrados en su mente.

Nadie les engaña, nadie les mete nada en la cabeza, nadie les da esperanzas, pero siguen alimentando ese fuego en su interior, tirando más y más leña. Creyendo en su imaginación que todo cuanto piensan es real, que las aguas volverán a su cauce... Pero existe un problema... El río se ha desbordado completamente y ha creado un nuevo curso. El cauce que conocía, ya no existe, ya no transporta agua y difícilmente volverá a ver correr las mismas aguas.

En todo caso, merece la pena repasar una entrada de hace ya algunos meses que completa muy bien esta misma entrada: Carrie - Europe

13 sept. 2009

November rain - Guns 'n Roses (3ª parte)



Para finalizar con esta canción, no analizaremos la letra, sino el videoclip en si mismo.

Si nos fijamos, dos personajes están enamorados de la misma persona o, al menos, tienen interés en ella. Uno de estos dos es su pareja, el otro no. ¿Verdad que habéis vivido o visto esta misma situación en, al menos, una ocasión en vuestra vida? ¿Cómo resolver estos temas? Complicado, sin duda.

Bien, vemos que, finalmente, la mujer por la cual pierden los vientos fallece y ninguno de los dos tiene aquello que quería. Imaginemos que no fallece. Uno tiene lo que busca, el otro no. Pensemos un poco más allá.

Te gusta una persona a la cual, por este motivo u otro, no tienes accceso, por el momento te resulta imposible estar a su lado. Bien, ¿vale de algo sufrir por esta persona, sufrir por lo que NO tienes? Obviamente no. No sirve de nada. Al menos viéndolo desde un punto de vista positivo.

Cuando en cualquier ámbito de nuestras vidas, hagamos lo que hagamos, no cambiará la situación, ¿realmente merece la pena seguir insistiendo? ¿No es momento de desistir? Dejarlo de lado, recuperarse del golpe que hayamos podido sufrir a causa de ello y... Seguir adelante siendo lo que somos, reafirmándonos en ello y saliendo con mayor fortaleza. ¿O acaso prefieres sufrir vácuamente? No, ¿verdad? Entonces... ¿Porqué lo haces?

Si quieres algo, persíguelo, pero si es imposible alcanzarlo... Aléjate. Aunque, en cualquier caso, no sufras.

2 sept. 2009

Love bites - Def leppard



Cuando haces el amor,
¿Miras en el espejo?
¿En quien piensas?
¿Él se parece a mi?
¿Dices mentiras?
¿Y dices que es para siempre?
.....
¿Eres salvaje y deseosa...
...O es sólo por aparentar?

Que curioso llega a ser el rencor que incluso hace que se llegue a creer que dejarse llevar por él, servirá de algo. Aunque, bueno, ni el rencor "es", ni el rencor "hace", sino que es quien lo siente que le da vida, lo alimenta y lo hace crecer.

¿Vas a recuperar a tu pareja por decirte a ti mismo estas palabras o decírselo en persona? Seamos serios. No. ¿Ganarás algo por repetir en tu mente una y otra vez esas balas de odio que no tienen sentido ni razón de ser? Por supuesto que tampoco.

Hay de quien piensa que así se desahoga, cuando, lo que en realidad está haciendo, es regodearse en su propio dolor, como si se hubiese clavado una espina y, en vez de quitársela, la removiese para causarse más dolor. Finalmente, el dolor desaparece, se acostumbran a él y la piel recubre esa fuente de dolor del pasado. Y creen que ya está bien, se han recuperado y no les volverá a pasar. Perfecto. Pero la espina sigue ahí, oculta, pero sigue en su piel y antes o después se golpearán, fortuitamente o no, en el lugar donde tienen esa espina... Y volverá el dolor. No parece muy inteligente esa postura, ¿verdad?

¿No es acaso más sencillo liberarse de ese dolor dejando atrás el rencor? Sí, sin rencor. Ya pasó, ya forma parte de algo que no volverá. Sería maravilloso, perfecto, sí, pero si se quiere, se viven experiencias tan maravillosas (por lo general más maravillosas si cabe) como las pasadas. ¿No merece la pena, al menos, enfocarlo de este modo?